CONTRA LA REFORMA DE LA LEY DEL ABORTO (OTRA VEZ)

En su afán por contentar a los sectores más ultraconservadores de la sociedad y de la iglesia católica, así como en un intento ridículo de “lavar la cara” después del humillante varapalo que les supuso la retirada del Ante-Proyecto de Ley del ex ministro Gallardón, en el Partido Popular vuelven a la carga con la cuestión del aborto, presentando a bombo y platillo en el Congreso de los Diputados una reforma a la actual legislación en esa materia; reforma destinada a impedir por todos los medios que aquellas mujeres de 16 y 17 años dispongan de libertad para decidir sobre su cuerpo y sobre su maternidad, obligándolas a contar con permiso paterno (sic) a la hora de llevar a cabo una interrupción voluntaria del embarazo.

Desde el Movimiento Democrático de Mujeres rechazamos de manera categórica esta nueva imposición machista (que algunas y algunos se han apresurado a tildar de “moderada”, o, según qué casos, incluso de “decepcionante” por su carácter “timorato” y de “aceptación” de la actual ley de plazos); imposición machista que, una vez más, atenta contra la plena autonomía y hasta contra el porvenir de unas mujeres en edad adolescente, y porque, de nuevo (como suele suceder con este Gobierno rancio y retrógrado en cualquier ámbito que aborde), coloca en situación de especial vulnerabilidad a aquellas jóvenes inmersas en una realidad sumamente problemática en lo que respecta tanto a su entorno familiar, como social y económico. Atacan, una vez más, a las mujeres, y, una vez más, a las de la clase trabajadora, con el agravante en esta ocasión de también centrar su objetivo en chicas menores de edad, aún más indefensas y desprotegidas.

No lo hemos de consentir. Hemos de movilizarnos nuevamente, con la misma rotundidad y la misma energía con que nos movilizamos en su momento para tumbar el Ante-Proyecto de Ley del ex ministro Gallardón (y al propio ex ministro, de paso). Porque esto resulta bochornoso y vergonzante. Porque lo quieren colar por la puerta de atrás (con trámites exprés y sin el mínimo debate parlamentario). Porque aspiran a hacer electoralismo con algo tan serio como esto. Y porque, como siempre hemos mantenido: “Si nos tocan a una, nos tocan a todas”.

Anuncios

Vallina: “La mutilación genital es la forma más extrema de dominación patriarcal sobre el cuerpo femenino”

La eurodiputada reclama a la UE que reconozca la ablación como una “forma de persecución de género”

La mano invisible del capitalismo

KEILA FERNÁNDEZ MARTÍNEZ
Licenciada Filosofía

Ella para él y él para el estado” decía Hobbes, uno de los padres del liberalismo político y económico. Con esta frase se resume el reparto de roles y la división sexual que durante siglos ha reflejado la subordinación de la mujer al varón y de ambos al Estado. Casi cuatro siglos después, encontramos el mismo esquema, salvo que con el reciente fenómeno de la globalización en el que ya no es el Estado totalizador, sino el mercado el que lo domina todo. A lo largo de la Historia, las mujeres han desempeñado un papel fundamental en el desarrollo y mantenimiento de los núcleos y sociedades, un papel que nunca ha sido valorado, y que permanece aún hoy invisible, sin valor económico y social. Sin embargo, las familias, las sociedades, los Estados, las empresas y la economía mundial están en deuda con las mujeres.

Nuestra sociedad avanza a un ritmo acelerado, pero la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres va perdiendo fuerza. Después de años involucrando a una sociedad para reducir la siempre vergonzosa brecha de género, la realidad es que la crisis económica está echando por tierra los avances conseguidos. Así lo pone de manifiesto la Encuesta Anual de Estructura Salarial (EAES) publicada por el INE (Instituto Nacional de Estadística) en 2014: por sexo, la ganancia media anual fue de 25.682,05 euros para los hombres y de 19.537,33 euros para las mujeres. Por tanto, la ganancia media anual femenina supuso el 76,1% de la masculina. Esta diferencia se matiza si se consideran situaciones similares respecto a variables tales como tipo de contrato, de jornada, ocupación, antigüedad, etc. Mientras la ganancia media anual en los hombres aumentó a tiempo completo y disminuyó a tiempo parcial, entre las mujeres la ganancia anual disminuyó en ambos tipos de jornada.

Además a mitad de las ocupaciones están sexualmente estereotipadas. Las que son consideradas femeninas son menos valoradas y su remuneración es inferior. Las mujeres constituyen la mayor parte del trabajo mal pagado y menos protegido. La precariedad laboral tiene rostro femenino. Y si le añadimos el trabajo productivo que no es valorado como el cuidado de los hijos, marido y hogar, aumenta la mala distribución de la carga del trabajo que se hace cotidianamente y que es un problema de cada día es un problema que afecta a la vida y a la salud de las personas, en este caso es a las mujeres que desempeñan trabajos fuera y dentro de casa los cuales no son valorado ni remunerados. Según el instituto de la mujer, “la sobrecarga física y psicológica por su rol de cuidadoras, el impacto sobre la salud de la denominada doble jornada, la depresión y los accidentes en el hogar son problemas en progresión en las mujeres españolas”.

Por tanto hoy día, la teoría feminista ha de enfrentarse a importantes retos en las sociedades contemporáneas y a una doble lucha: tenemos el objetivo de definir y establecer el carácter bidimensional de la justicia y del género. Por un lado, luchamos por la justicia social (como son la equidad y la redistribución económica); pero junto a ello, no podemos dejar de lado una reflexión sobre el género, no sólo como una categoría que depende de las relaciones de producción, de la estructura económica y de la división del trabajo, sino también como estatus social. Es por tanto necesaria una teoría de la justicia entendida en término de redistribución y reconocimiento, donde su objetivo sea conjugar reconocimiento e igualdad social.

En nuestras sociedades actuales, capitalistas y globalizadas, aún se sigue manteniendo esa discriminación contra las mujeres, las cuales siguen siendo destinadas a ocupar solo la esfera reproductiva y doméstica, y sufren dificultades para conseguir un trabajo remunerado, o acceder a cargos de responsabilidad. Pero no solo eso, sino que esa desigualdad tiene consecuencias que van más allá, ya que la categoría de ciudadanía queda reducida a ser parte de la población activa. De modo que el papel de mujer trabajadora queda reducido al de mujer asalariada, y las mujeres que son ocupadas en esa esfera reproductiva y de los cuidados, realizan un trabajo que se invisibiliza y que no es reconocido como tal para adquirir el estatus de ciudadanas de pleno derecho.

Por “ciudadanía” entendemos el conjunto de derechos que tienen las personas como sujetos y los deberes que de ellos se derivan. Pero aún en nuestro siglo, las mujeres nos seguimos encontrando relegadas a un concepto de ciudadanía de segunda, sometidas a las relaciones de poder o de dominación de los hombres que nos impiden ejercer y disfrutar de un concepto pleno de ciudadanas. Las pruebas están a la vista: numerosos grupos de mujeres constituyen las bolsas de pobreza más severas, soportan mayor grado de violencia, reciben los salarios más bajos y cuentan, en definitiva, con muchos menos recursos que los hombres.

Sigue leyendo

“Con aborto se reconocerían los derechos de las mujeres”

Periódico Laguna
Además representaría un esfuerzo por disminuir la mortalidad materna provocada por el aborto inseguro y los casos de maltrato infantil de niños no deseados, señala Rosario Varela Zúñiga.
Para la investigadora social Rosario Varela Zúñiga, integrante de la Red de Mujeres de La Laguna, el que las mujeres de Coahuila pudieran llegar a decidir y acceder a la interrupción legal del embarazo, como alternativa, sería un acto de justicia social.

Además el reconocimiento de derechos fundamentales de la mujer, como el derecho a la salud y a la autodeterminación sobre su cuerpo. Ya que representaría un esfuerzo por disminuir la mortalidad materna provocada por el aborto inseguro y de este modo contrarresta la injusticia social que ha implicado esta práctica.

Explicó que la penalización del aborto obliga a recurrir a prácticas clandestinas inseguras, que provocan infertilidad y muerte, siendo las mujeres con bajos recursos económicos las que son mayormente afectadas, pues no tienen acceso a métodos seguros que se ofrecen de manera ilegal.

“Un alto número de mujeres está muriendo, porque ellas son las que se provocan el aborto, o acuden con personas que no están autorizadas, que no siguen el procedimiento adecuado, o van después de las 12 semanas, que es cuando se torna más riesgosa la práctica, lo que se traduce en una tasa de mortalidad alta en el caso de México, tan es así que en los objetivos del Milenio se señaló como una de las metas el reducir la mortalidad materna, de manera particular la causada por aborto”, argumentó.

Además afirmó que se han evidenciado las consecuencias psicológicas y sociales negativas que tienen los embarazos no deseados, tanto en las madres como en los hijos producto de esos embarazos, entre ellos, las tasas de maltrato infantil.

Agregó que a pesar de que la violación es una causal que excluye de la penalización del aborto, no hay claridad y guía en los procedimientos para que se le permita a la víctima acceder a la interrupción legal del embarazo durante el tiempo que le es permitido.

Comentó que aunque se filtró que en el Distrito Federal, donde es legal la interrupción del embarazo, han acudido 27 mujeres coahuilenses para realizarse un aborto, en la entidad no se tienen cifras reales sobre la cantidad que se han realizado y las muertes maternas asociadas.

“Son cifras negras que no se conocen”, señaló, lo que ocurre en todos los Estados en los que está criminalizada la práctica.

Por lo que destacó que la iniciativa para despenalizar el aborto, de la que está hablando el gobernador del Estado, debe integrar un diagnóstico que justifique la reforma con cifras de abortos, e índices de mortalidad materna asociados.

Ya que agregó que las cifras que se han dado a conocer corresponden a los abortos que han ocurrido por las causas que sí permite la legislación actual, como cuestiones médicas, donde el feto presente malformaciones congénitas, o donde esté en riesgo la salud de la madre.

Aunque comentó que el sólo derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo ya sería un argumento suficiente para despenalizar, sin embargo, recalcó que se requiere integrar un diagnóstico, ya que toda legislación debe atender una problemática social.

“Del aborto a nivel local sabemos lo que el marco legal nos permite saber, ya que penaliza cuando la práctica es inducida por las mujeres y no solamente a ellas, sino a los médicos que intervienen, o que incluso la atiendan una vez que se practicó el aborto, incluso terceras personas que hayan ayudado y en este marco tan restrictivo las cifras reales se esconden”, dijo.

La despenalización del aborto en la entidad reforzaría el carácter laico del Estado, que sería, al igual que el Distrito Federal, un referente de respeto a la diversidad ideológica.

Fuente: http://www.milenio.com/region/Despenalizacion_del_aborto_en_Coahuila-Rosario_Varela-Red_de_Mujeres-Ruben_Moreira_0_444555589.html

Encuentro movimiento sociales y Syriza en Pamplona

encuentro

Laicidad y feminismo: Repercusiones en los debates sobre aborto y multiculturalidad

Fuente: http://www.vientosur.info/articulosabiertos/VS104_Maldonado_Laicidadyfeminismo.pdf

Trans* vamos a hablar

Lucas Platero e Isa conversan sobre el libro ‘Trans*exualidades’, que habla de la responsabilidad de educar en igualdad, sin discriminaciones.

Tras la publicación del libro Trans*exualidades. Acompa­ñamiento, factores de salud y recursos educativos (Bellate­rra, 2014), Diagonal nos invita a compartir cómo ha sido el proceso de elaboración, una invitación que aceptamos encantadas. No sólo porque lo hemos pasado muy bien, sino porque muestra la importancia del trabajo colaborativo, que combina diferentes saberes. Isa Vázquez es ilustradora, colaboradora de este medio, y es maestra de una escuela pública; Lucas también es docente en secundaria en la educación pública y activista trans*.

Lucas: Nos conocimos gracias a una ilustración publicada en Diagonal, que planteaba la posibilidad de pensarse fuera de las “cajas” del género hombre y mujer. Me gustó mucho y tras un par de correos electrónicos… ¡ya estábamos trabajando! Isa, ¿qué es lo primero que te llamó la atención de este libro?

Isa: Ya conocía tu trabajo, pero lo que realmente me enganchó fue verlo como una ayuda real para personas sensibles al tema, que quieren intervenir pero carecen de estrategias y de formación. Desde mi trabajo en escuelas e institutos, creo que ambos están llenos de profesores con esa necesidad, y que este libro va a marcar una diferencia. Decidí embarcarme en seguida.

Lucas: ¡Ha sido una locura lo bien que hemos encajado! No es fácil entender la sutilidad de las cuestiones trans* sin patologizar ni esencializarlas. Tú has sido capaz de ver los matices, evidenciar las preguntas estúpidas, el peso de las normas sociales… El libro está lleno de ilustraciones tuyas y también de Nac Bremón, que ha hecho la portada, Coco Riot, Morgan Boecher, Miriam Dobson y Emma Gascó. Me llama la atención tu sensibilidad para ilustrar las necesidades de las personas trans*, ¿de dónde surge?

Isa: He tenido la suerte de conocer a la gente adecuada: gente que rompía moldes, éstos y otros, que ayudan a cuestionarse las cosas a quienes les rodean, y gente con mente abierta. Partiendo de que las niñas que leen literalmente a todas las horas del día, desgarbadas y con gafas muy muy grandes… bueno, también encajamos de aquella manera en la feminidad. He tenido además la oportunidad de leer mucho. Una cosa que me encanta del texto es que, aun siendo éste un tema sobre el que has investigado tanto,mantienes un tono sencillo, asequible, muy comunicativo. ¿Haces un esfuerzo consciente por no usar “palabros”, sonar muy académico?

Sigue leyendo

Nos felicitan el año…

feliziu2015
FelicitacionEPK2015
Felicitación 2015IU

POR UN 2015 PLENO DE IGUALDAD, FEMINISMO Y REVOLUCIÓN

feliz 2015

feliz 2015 eus

Maite Mola: “Sin paz en Ucrania, la crisis humanitaria será incontrolable”

Gemma Delgado

Además de vicepresidenta del Partido de la Izquierda Europa (PIE), Maite Mola es adjunta de la Secretaría General del PCE para política internacional. Maite acaba de regresar de Ucrania encabezando, junto a la vicepresidenta búlgara Margarita Milova (coordinadora también del grupo del trabajo encargado de los Países del Este) una delegación del PIE. Han estado en el país del 12 al 15 de noviembre entrevistándose con diferentes activistas de movimientos sociales, organizaciones no gubernamentales, organizaciones en defensa de los derechos humanos y civiles de Kiev y de Donbass, con periodistas independientes y con el Partido Comunista de Ucrania. La delegación estuvo compuesta por miembros representativos de Die Linke (Alemania), Déi Lenk (Luxemburgo), el Partido del Socialismo Democrático (República Checa) y el Partido de los Trabajadores de Hungría 2006 (Hungría).

Mundo Obrero: ¿Cuál ha sido el motivo de esta visita a Ucrania?
Maite Mola:
En Ucrania hay una guerra civil. Y estamos hablando de una guerra en un país europeo que tiene 40 millones de habitantes. Los intereses económicos y geoestratégicos en la zona son enormes. La complejidad política es extraordinaria desde el golpe de Estado efectuado tras las protestas de Maidán, a pesar de que se hayan celebrado elecciones en unas condiciones muy difíciles. Y como la verdad es la primera víctima de todas las guerras, el Partido de la Izquierda Europa quería ir a Ucrania para conocer de primera mano lo que está pasando y entrevistarnos con diferentes referentes sociales, políticos y profesionales del país.

Quiero recordar que uno de los principales ejes del Partido de la Izquierda Europea es la defensa de la paz, como dejamos claro en nuestro Congreso hace justo un año. La paz fue también el lema de nuestra universidad de verano, en un momento con muchas guerras locales e intentos de desestabilización política de países y regiones enteras para controlar los recursos en todos los continentes. Tenemos muy claro que si desde la izquierda no defendemos la paz no lo va a hacer nadie. El PIE siempre ha apostado por el diálogo político frente a la violencia y la coerción militar y lo seguiremos haciendo.

Otro tema que nos preocupa mucho es el fascismo que está resurgiendo en Europa. En Ucrania los partidos de extrema derecha han recibido pocos votos en las elecciones pero su influencia crece en la sociedad local y participan en batallones armados con el dinero de la extrema derecha. El fascismo avanza, igual que lo hace el imperialismo y el capitalismo, que atacan allá donde tengan intereses económicos y financieros. A esto se une el rearme y el expansionismo de la OTAN y la política de la Unión Europea, cada vez más imperialista y sumisa a los intereses de los Estados Unidos. Algo que a nivel comercial también se está produciendo con el tratado trasatlántico de libre comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea, el TTIP.

En este contexto, frente al imperialismo, que crea división entre los países y los pueblos de una forma artificial, nosotros trabajamos por el internacionalismo. Y esta es una de las razones por la que el Partido de la Izquierda Europea, formado por 33 partidos de la izquierda europea, hemos ido a Ucrania, igual que hace un mes otra delegación, encabezada por nuestro presidente Pierre Laurent, fue al Kurdistán turco fronterizo con Kobane.

M.O.: ¿Cuál han sido las principales conclusiones de este viaje?
M.M.:
La necesidad de priorizar el logro y garantía de una paz justa y duradera para conseguir una estabilidad social y política y resolver así los problemas reales económicos y sociales del país.

Los análisis expuestos durante estos tres intensos días de encuentros coinciden en que la movilización patriótica del gobierno desvía la atención de la crisis económica y social que sufre el país. Es una estrategia para distraer a la gente de los problemas causados por el capitalismo oligarca y las consecuencias del impacto social de los ajustes económicos.

El presidente Poroshenko utiliza el argumento de que ahora hay una guerra y lo prioritario es defender el país de Putin. Mientras, la moneda se devalúa, hay una gran brecha social entre ricos y pobres, la oligarquía sigue gobernando el país en beneficio propio, y el deterioro económico cada vez es mayor. Nos contaron que el paro real es del 40%, aunque oficialmente se sitúe en un 10 ó 15%.

Todos con quienes nos entrevistamos coincidieron también en la complejidad de la situación que se vive en Ucrania, más allá de un escenario de guerra fría, y en la profunda división del país y la polarización de la población entre el Oeste y el Este, que se expresa hasta en un trato discriminatorio contra los refugiados de la provincia de Donbass desplazada a Kiev u otras regiones. Activistas sociales que trabajan con los refugiados internos aseguran que ha aumentado la xenofobia contra ellos, que no les alquilan casas, que no les dan trabajo y que para solicitar alguna prestación social necesitan cumplir muchos más requisitos administrativos que el resto de la población. Lo mismo sucedió al solicitar su derecho a participar en las elecciones de hace unas semanas. El resultado es que estos ciudadanos se quedan en medio del vacío, y que el slogan de “una Ucrania” se reduce a mera propaganda.

M.O.: ¿Tuvieron posibilidad de conocer de primera mano qué está pasando en la provincia de Donbass, escenario de la guerra?
M.M.:
La delegación valoró muy positivamente el encuentro con Pavel Lisiansky, un activista de derechos humanos que se desplazó expresamente desde Lugansk para contar al Partido de la Izquierda Europea la situación de catástrofe humanitaria que vive la población de la provincia de Donbass, donde se han destrozado los suministros de agua, de gas y electricidad y la gente empezará a morir de frío cuando avance el invierno. Hay mucho terreno destrozado que no se puede cultivar. Los funcionarios llevan sin cobrar sus salarios desde junio y los trabajadores de empresas privadas que reciben ingresos no pueden sacar dinero de los bancos. Los jubilados no reciben sus pensiones. Las últimas informaciones apuntan a que el gobierno de Kiev cerrará hospitales y colegios y bloqueará las cuentas bancarias de la población de Donbass.

De hecho, tras conocer en detalle la situación, la decisión adoptada por la delegación del PIE fue exigir la rápida intervención de la Unión Europea para ayudar a pacificar el país y proveer ayuda humanitaria con la máxima urgencia para impedir una catástrofe humanitaria que acabaría con la vida de miles de personas que viven en Donbass.

M.O.: ¿Cuál es la valoración de los resultados de las últimas elecciones legislativas del 26 de octubre?
M.M.:
Las elecciones se hicieron en un país que sufre una guerra civil. La participación solo llegó al 52% y fue mínima en el Este y Sur del país, lo que significa que una parte de los ucranianos no están representados en el nuevo Parlamento. Nos contaron que la gente está decepcionada, hay una desafección ciudadana hacia las instituciones las opciones políticas y les es indiferente quién les gobierne, que sólo quieren tener una vida normal.

De hecho, la fluctuación del voto es evidente, cuando el partido del presidente Poroshenko en pocos meses ha reducido su porcentaje de votos a menos de la mitad. El pasado 25 de mayo salió elegido en primera vuelta por un 54% de los votos, y cinco meses después, en 26 de octubre su partido no llegó al 22%.

La única opción de izquierdas que había en el anterior parlamento era la del Partido Comunista y no alcanzó el 5% necesario para estar en la Rada Suprema.

M.O.: ¿En qué situación se encuentra el Partido Comunista de Ucrania?
M.M.:
Se está exacerbando el sentimiento anticomunista. Y han destruido el monumento a Lenin, igual que tantos otros. Hay que recordar que en las elecciones parlamentarias de 2012 el PCU obtuvo el 13% de los votos, principalmente en el este y sur, donde en algunas áreas llegó al 20-25%. Pero tras el golpe de Estado de Maidán, la situación se complicó para los comunistas. En julio la Rada Suprema disolvió el grupo parlamentario comunista. Y hoy el PCU está pendiente de una decisión judicial que se pronuncie sobre la ilegalización o no del Partido. De momento el juez que llevaba el caso se jubiló y el proceso está paralizado.

A nivel interno, el Partido tiene un debate sobre cómo enfrentar su futuro que se resume en si se van a convertir en un partido pequeño marginal o se van a adaptar a los tiempos, que han cambiado.
En este sentido, el responsable de relaciones internacionales del Partido Comunista de Ucrania, Anatolli Sokoliuk, que estuvo invitado en el Comité Ejecutivo del PIE celebrado en Bruselas durante el mes de junio, destacó la gran importancia que para ellos representa el PIE por la gran experiencia que tiene en la renovación de los partidos. También puso a Die Linke como un ejemplo de cómo diferentes grupos, a través del diálogo, han creado una alternativa y han logrado un éxito electoral.

M.O.: ¿Cómo ve la situación y las perspectivas del país?
M.M.:
Por una parte hay un sentimiento pesimista respecto a la resolución del conflicto. Y también una demanda de cambio y de construir alternativas políticas y sociales desde la izquierda. Nos entrevistamos con un grupo de activistas que están intentando crear un partido de izquierdas que recoja desde pequeños partidos marxistas y leninistas a intelectuales de izquierda y comunistas, activistas y también sindicalistas de la Confederación Independiente de Sindicatos de Ucrania, ya que dicen que estos últimos están viendo la necesidad de la creación de un partido de la clase trabajadora. Han intentado también acercarse al PCU. Este nuevo partido que está en fase de construcción tendrá su Congreso Constitucional a principios de enero.

Nos explican que no se trata de un proyecto electoralista. Sus objetivos son poder coordinar y ayudar en las protestas y ofrecer formación política para que la gente se acerque y se involucre. En su lenguaje está la redistribución de la riqueza, una reforma fiscal progresiva, la nacionalización de las privatizaciones realizadas, y acabar con el lavado del dinero y el fraude fiscal.

Algunos de los impulsores fundaron una organización de investigación de las protestas sociales que desde hace cinco años monitorizan y escriben sobre todas las movilizaciones sociales y sindicales del país. Llevan también cinco años editando una publicación de análisis, desde la izquierda, de las iniciativas sociales. Algunos de sus números están dedicados a la explotación y lucha de clases, a las perspectivas de izquierda después de Maidán, y a la guerra, el nacionalismo y los problemas regionales en Ucrania. Se mostraron muy interesados en mantener relaciones estables con el PIE y contactar con sindicatos europeos para tener claves de cómo fortalecer la débil organización sindical del país. Hablaban incluso de que habrá un próximo Maidán y éste será de reivindicaciones sociales.

Fuente: http://www.mundoobrero.es/pl.php?id=4425