TXUS IRIBARREN FOTOGRAFÍA OLGA GARCÍA/ELENA ÚRIZ/ARCHIVO DEL PCE

La historia de Elisa y Pepita Úriz Pi es tan desconocida como importante. Estas dos profesoras marcaron un hito en la lucha social, educativa y política del siglo XX. El Valle de Egüés y el periodista Manuel Martorell las han rescatado ahora del olvido.

Elisa y Pepita Úriz no pudieron volver en vida a Navarra. Fallecieron a muchos kilómetros de aquí, en Berlín Oriental. Una de ellas lo intentó, pero la dictadura de Franco se lo impidió. Eran dos hermanas “peligrosas” para el régimen… De hecho, volcaron su vida por distintas causas como la educación laíca, los derechos de la mujer y la infancia, la lucha contra el nazismo… Temas que no estaban en la agenda del dictador…. Ahora, al menos de manera simbólica, serán profetas en su tierra donde eran unas grandes desconocidas. Una plaza y un colegio del Valle de Egüés (en Badostáin y en Sarriguren) llevarán su nombre. Es otra forma de recuperar la memoria colectiva y de mostrar sus vidas a las nuevas generaciones. Una vida de película que les llevó por media Europa siguiendo sus ideales. De su oposición a la dictadura de Primo de Rivera a las barricadas y retaguardia de la Guerra Civil en Catalunya. De la resistencia anti nazi de París hasta la Guerra Fría en Alemania del Este… Las hermanas Úriz fueron profesoras y algo más. Su compromiso social y político ha dejado para la historia hitos tan importantes como la creación del Día Internacional de la Infancia por la ONU a iniciativa de Elisa o la creación de la organización internacional de mujeres más amplia de todos los tiempos. El periodista Manuel Martorell es quien ha sacado a la luz sus trayectorias a las que llegó casi por casualidad en una investigación sobre el también comunista navarro Jesús Monzón.

En la trayectoria de las hermanas Úriz se solapan sus distintas facetas, siempre trufadas por el compromiso con los tiempos que les tocó vivir. Su bagaje educativo ya les hubiera colocado por sí mismo en un lugar de los libros, ya que fueron exponentes destacadas de todo un movimiento de renovación pedagógica que surgió en Europa durante las dos primeras décadas del siglo XX. Ocuparon además cargos de relevancia en el entramado educativo de la República y fueron personajes públicos. De hecho, Pepita Úriz había protagonizado antes una gran polémica pública al ser desterrada por Primo de Rivera a consecuencia de un conflicto con el Obispo de Lleida por “recomendar a sus alumnas lecturas no adecuadas”.

 MUJERES SIN FRONTERAS A su aportación pedagógica hay que sumar la segunda constante en sus vidas: la de-fensa de los derechos de la mujer. Tanto Pepita -pero en este caso con mayor empeño Elisa Úriz- participaron en la creación de las primeras organizaciones para la defensa de los derechos de la mujer en España. Elisa Úriz in-tervino en mítines junto a Clara Campoamor, impulsó la Unión de Mujeres Españolas y la Unió de Dones de Catalunya. Durante años, representó a las mujeres españolas en la dirección de la Federación Democrática In-ternacional de Mujeres (FDIM), plataforma desde la cual se denunciaba las condiciones de vida de las mujeres en todo el mundo. Por ello, el Congreso Mundial de la Paz le concedió la Medalla Joliot-Curie. Elisa, además, denunció constantemente la situación en que se encontraban las mujeres encarceladas durante la dictadura franquista ante las Naciones Unidas.

DEFENSA DE LA INFANCIA Y ahí no acaba su aportación. Con la llegada de la guerra civil (que les sorprendió en Catalunya) las dos hermanas jugaron un papel clave en la organización de la llamada “ayuda de retaguardia”, que se encargaba de asistir a las familias con niños que huían de los combates durante la guerra civil, recuerda Martorell. Políticamente se situaron en el entorno del partido comunista primero y luego del PSUC. Además del hostigamiento franquista, vivieron muy de cerca las luchas fraticidas con los anarquistas en la que murió el marido de Pepita, el dirigente de la UGT Antonio Sesé. Este hecho unió para siempre a las dos hermanas. En estos duros meses de la guerra, sus esfuerzo se dedicaron a apoyar a los más débiles. Un informe de Elisa Úriz recuerda que llegaron a preparar 100.000 comidas para ellos cuando muchos adultos no tenían nada que llevarse a la boca. Además, Pepita Úriz fue nombrada directora general de Evacuación y Refugiados por el Gobierno de la República.

Acabado el conflicto y tras pasar a Francia por los Pirineos, Elisa Úriz fue la responsable, dentro de la Unión de Mujeres Españolas, de organizar la solidaridad con los niños refugiados recogiendo aportaciones económicas, en alimentos y juguetes de numerosos países. Finalmente, desde la FDIM, Elisa propuso la instauración del Día Internacional del Niño, a semejanza del Día Internacional de la Mujer, además de proclamar una Carta Universal de Derechos de la Infancia. Ambas iniciativas serían finalmente adoptadas por la ONU, apunta Martorell.

LUCHA CONTRA EL NAZISMO Pero su compromiso no conocía ni fronteras ni límites temporales. Elisa y Pepita Úriz, refugiadas en la zona de París, se unieron a la resistencia francesa durante la ocupación nazi, integrándose en el núcleo dirigido por los hermanos catalanes Josep y Conrad Miret. Perseguido por la Gestapo, este grupo fue desarticulado. Josep y Conrad murieron a manos de estos servicios secretos alemanes y de las SS, el primero en el campo de exterminio de Mauthausen y el segundo, durante las sesiones de tortura. Las hermanas Úriz, sin embargo, consiguieron escapar y se integraron en la Unión Nacional Española del también navarro Jesús Monzón Repáraz. Aún les quedaban peripecias por vivir ya que en plena Guerra Fría fueron expulsadas por el propio gobierno francés en la llamadaOperación Bolero y acabaron su vida en Berlin Oriental. Pepita murió en 1958 y Elisa, en 1979. Ahora, cuando los aires por la República soplan de nuevo en su Navarra natal, sus nombres vuelven a las calles, plazas y colegios.

AGENDA

Documental y charlas: El 12 de junio a las 19 horas en la sala Jesús Gorraiz de Badostáin, proyección sobre Jesús Monzón. El día 13 (misma hora), charla en el Ayuntamiento de Egüés de Martorrell y de Olga García.

El CP de Sarriguren, nuevo centro “Pepita Úriz Pi”. Acto institucional el día 13 a las 11 horas en el CP de Sarriguren para renombrarlo como Pepita Úriz Pi.

La plaza del frontón de Badostáin, dedicada a las Úriz. El concejo de Badostáin ha decidido poner el nombre de las hermanas a la plaza del frontón donde se lanzará el txupinazo el día 14 y habrá una comida popular.

Exposición a partir del 15. La sala Ilarregorri de Badostáin acogerá a partir del día 15 una exposición sobre las dos hermanas.

Fuente:http://www.noticiasdenavarra.com/2014/06/08/sociedad/navarra/dos-mujeres-y-un-destino-la-republica

 

 

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: