Nos organizamos en la resistencia por la conquista de nuestros derechos

Este 8 de Marzo, las mujeres volvemos a decir NO a ser tratadas como meros úteros al servicio de la procreación por imposición del PP y de la Conferencia Episcopal.

La Ley de “La protección de los derechos del concebido y la mujer embarazada” nos retorna a la minoría de edad, a esa concepción patriarcal y franquista que considera que las mujeres somos seres incapaces de tomar decisiones sobre nuestras vidas de forma libre y autónoma. Todo ello responde al modelo de mujer que tiene la derecha más conservadora y rancia de nuestro país: una mujer que no es dueña de sí misma; que su cuerpo y su vida son de utilidad social; que se debe a la procreación y debe estar al servicio del hombre.

La libertad de las mujeres para decidir sobre sus vidas se verá permanentemente enjuiciada por el mismo Gobierno que al mismo tiempo desahucia a seres humanos y protege a los bancos; a los que recortan ayudas a la dependencia para estimular la privatización de servicios públicos convirtiéndolos en inaccesibles para la población más vulnerable; a los que son cómplices del expolio de las arcas públicas, por parte de sus cargos políticos, para su único beneficio, dejando sin nada a miles de seres humanos; a los que dejan fuera del sistema sanitario a inmigrantes y personas que se ven obligadas a marcharse del país.

Desde el PCE/EPK (Navarra) queremos la despenalización total del aborto, sin limitaciones ni condiciones, porque las mujeres somos ciudadanas en plena posesión de nuestros derechos y libertades que no necesitamos ser tuteladas hacia nuestra maternidad. Es vergonzoso que en el siglo XXI se nos plantee siquiera una ley tan rematadamente coartadora y misógina como la que ha elaborado el ministro Gallardón, porque lo que está claro es que los abortos se seguirán practicando. Las mujeres con mayor poder adquisitivo irán a abortar a países con legislaciones permisibles y las mujeres trabajadoras sin recursos lo harán en la clandestinidad, en condiciones poco seguras, arriesgando su vida. Tan sólo en la II República el aborto estuvo fuera del Código Penal.

Desde el PCE/EPK (Navarra) denunciamos asimismo la situación que aquí padecemos, y cuyo más gráfico y claro ejemplo es la provocación que perpetran cada mes grupos religiosos católicos junto a la Clínica de Ansoáin. Además, en Navarra esta persecución hacia las mujeres que adoptan la decisión de abortar no resulta ninguna novedad, y se ha llevado a cabo también por parte de los sucesivos gobiernos que se han turnado en el poder, ya que no ha existido nunca la opción de que las interrupciones voluntarias del embarazo puedan ser efectuadas en la Sanidad Pública.

En resumen: UPN en Navarra y el PP en el conjunto del Estado continúan con su permanente pretensión de criminalizar y penalizar el derecho de las mujeres a la vida. Por un lado, penalizando el derecho a la maternidad libremente elegida y por otro, despenalizando la explotación sexual y la ablación, eliminándolas del Código Penal. Se trata de unas agresiones que atentan contra los derechos humanos de las mujeres y que perjudican especialmente a aquellas en situaciones más vulnerables, a las mujeres jóvenes e inmigrantes.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: