Cargan contra nuestros derechos

ESTE 25 de noviembre, desde la Secretaría de la Mujer del PCE-EPK (Navarra) queremos denunciar que la violencia de género no disminuye, sino que, por el contrario, está aumentando y especialmente entre las personas adolescentes. Esta lacra requiere de medidas específicas y especiales que proporcionen a las mujeres elementos de prevención y protección reales. Es por ello que es imprescindible la prevención desde la escuela con un currículum, que incluya como una de sus prioridades la educación no sexista para formar personas con valores de respeto y aceptación a la diferencia, impulsando así la igualdad entre hombres y mujeres. Actualmente, en muchos países las mujeres se encuentran excluidas de derechos, una circunstancia que las invisibiliza, las empobrece y las sitúa en continuo riesgo de violencia extrema, de explotación sexual, de agresiones, violaciones, asesinatos y ejecuciones… En nuestro país, con la deriva conservadora y patriarcal que en estos momentos experimentamos, y con los recortes, únicamente se reconocen los casos de violencia de género si la mujer es ingresada en un hospital. La Ley de Violencia de Género, ya insuficiente desde su origen, hoy, con el gobierno del PP, se ha erigido en un instrumento que pretende cambiar la fórmula para contabilizar a las víctimas, computando solo a aquellas que han sido hospitalizadas durante más de 24 horas. Es decir, si después de haber sufrido agresiones físicas o psicológicas de la pareja y no haber pasado más de 24 horas ingresada, en el mejor de los casos, el agresor no recibirá más que una falta administrativa. Si a la mujer se la controla económicamente, se le dificulta el acceso al mercado laboral, no puede ver a su familia, y si se ve obligada a depender de su pareja y si, además, no ha pasado 24 horas ingresada, solo le quedará callar y aguantar. Aunque hay otra manera de aparecer en las estadísticas mensuales como víctima de violencia de género: si ha sido asesinada por parte de su pareja o expareja. A pesar de que teóricamente esta lacra sea rechazada desde cualquier ámbito político, en los últimos tiempos, en que la ciudadanía se halla inmersa de lleno en una fase neoliberal extrema, la situación de las mujeres ha empeorado, dando lugar a una agudización de la feminización de la pobreza, de la división sexual del trabajo, de la precariedad laboral, entre muchísimas otras cuestiones, eliminando aquellos derechos que con tanto esfuerzo habíamos logrado. Pero debemos denunciar las diferentes medidas del gobierno contra los derechos de las mujeres, que se dan en varios planos (físico, psicológico y sexual):

– La reforma laboral (las mujeres son despedidas al pedir baja maternal, hacer de cuidadoras, etcétera), que empuja a las mujeres al ámbito de la reproducción y por otro lado, a formar parte de un mercado laboral sexista que deja a las mujeres con salarios más bajos y trabajos descalificados socialmente. De manera que las mujeres tienen que asumir un doble rol: amas de casa y trabajadoras, teniendo menos tiempo para sí mismas.

– El retroceso de la Ley del IVE (en derechos sexuales y reproductivos), volviendo a tiempos pasados, que dispone la integridad del feto sobre los derechos de las mujeres, que excluye a mujeres lesbianas y solteras de los tratamientos de inseminación artificial o que excluye a las mujeres migrantes de la sanidad pública, que pisotea la libertad de expresión de las mujeres y el derecho a decidir sobre su cuerpo, no es más que un estado que reproduce y reafirma la violencia de género.

– La imposición de la corresponsabilidad irreal en las obligaciones familiares.

– Recortes en recursos de protección social y en programas de igualdad.

– Con el aumento del paro entre la juventud del Estado español se ha visto incrementado el ejercicio de la prostitución, ya no solo entre jóvenes, sino también entre amas de casa cuyos maridos se encuentran en situación de desempleo de larga duración. Según los datos de la asociación Médicos del Mundo, en 2012 más de 2.000 personas más empezaron a prostituirse en España. Un 18% de estas personas tienen una edad de entre 18 y 24 años ¿No es el aumento de la prostitución otra forma más de violencia de género?

Este 25 de noviembre debemos tenerlo claro, ¡debemos salir a la calle y gritar basta!

ÁUREA GARDE BUSÓM, SILVIA MONTAÑEZ RODRÍGUEZ, ANA TIRAPU GARDE, MARÍA ESTHER RIPA ORTIGOSA Y Mª SOCORRO OJER BUENO.

Fuente: http://www.noticiasdenavarra.com/2013/11/22/opinion/colaboracion/cargan-contra-nuestros-derechos

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: