Noche de Reyes: sólo para adultos

Por Dori Fernández

Iban vestidos de pastorcitos, gorro de lana, pantalón doble, dos pares de calcetines y doble de todo para no pasar frío en esa ya clásica representación del nacimiento de Jesús de Nazaret y la visita de sus majestades de Oriente que cada se escenifica en este rincón de Cantabria.

Al terminar, el también habitual chocolate humeante con churros y corriendo a casa, cepillado de dientes y pijama. Es el día que más temprano se acuestan. Llevan esa chispa de ilusión entre risas nerviosas mientras suben la escalera a la carrera, la consigna está clara: hay que dormirse cuanto antes. Cualquier año sus majestades se emboban y se encuentran a mis sobrinos sentados esperándolos junto al árbol.

Me gusta que la ternura me pueda, no nos ofrece el año demasiados momentos como éstos, al menos a mí, que vivo casi a mil kilómetros de mis seres más queridos. Así que cuando llega el momento, me dejo envolver en ella; revitaliza como un chute de adrenalina serena.

Pero la muerte de un niño esta noche en Málaga mientras intentaba coger un caramelo bajo las ruedas de la carroza de los magos, me ha inundado del inimaginable dolor que su madre, su padre, su familia, deben estar sintiendo. La vida, a veces, no es que no sea justa, es que es canalla.

Y este pensamiento me ha llevado a otro, al dolor de todos esos niños y niñas huérfanos de madre – y muchos también de padre – que ayer vi en los datos que minuciosamente desentrañé gracias a la World Wide Web. Desde 1995, hace sólo 17 años, 1203 mujeres – muchas madres – han sido asesinadas por hombres que eran o fueron sus parejas en algún momento; muchos de ellos también, marcharon después por voluntad propia rotos por dentro en pedazos. El inimaginable dolor de esos pequeños y pequeñas – algunos también mudados a la fuerza a esa otra vida por la onda expansiva de la violencia machista… La vida, aunque a veces injusta y canalla, es un milagro que muchos creen de su propiedad, sobre todo quienes consideran que la propia vale más que la ajena. Y sobre todo, cuando la ajena tiene en el DNI nombre de mujer y en algún momento lo
han visto o imaginado en su libro de familia.

Hoy es noche de reyes, sólo para adultos. Y no escribo utilizando el masculino como genérico neutro, que no se confunda el Sr. del Bosque; hablo para todo esos hombres que cada día ven como sus compañeros de trabajo, de piso, de cuadrilla, de partido, de sindicato, de vecindario, de club, de parroquia, hacen chistes que devalúan a las mujeres, a sus madres, parejas, hijas, sobrinas, nietas, amantes, queridas… colocando con ello en el imaginario colectivo de toda la población que la equivalencia de la vida humana es diferente entre mujeres y hombres.

Esta noche de reyes, sólo para adultos, llamo a todos los hombres que quieren cambiar los pañales a sus bebés y no pueden hacerlo más que 15 escasos días; a todos esos pocos de quienes se ríen sus compañeros cuando toman parte del permiso maternal de la madre para disfrutar y cuidar de sus seres pequeños. Hablo para agradecerles la valentía que muestran contraviniendo su mandato de género, que los aparta de la vida, de la ternura, de lo que se siente, y los convierte en máquinas gana-dinero (o gana – pobreza como es la moda últimamente) y a muchos – demasiados – en homicidas.
Esta noche de reyes, sólo escribo para adultos, para vosotros, hombres, compañeros. Es vuestra hora de evolucionar. Las mujeres os esperamos.

Fuente: http://singenerodedudas.com/Archivos/1535/noche-de-reyes-solo-para-adultos

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: