A la mierda la Navidad (un cuento de solsticio de invierno)

Todo comenzó cuando, después de casi más de tres meses de inactividad prácticamente total, salí del hospital una mañana de invierno soleada, en las vísperas del solsticio. La estancia en Acre, el pesar por la pérdida de tantos compañeros y la incertidumbre por la suerte que habían corrido otros, combinado con la mala vida que una mercenaria como yo se ve obligada a llegar, habían dejado mi salud bastante tocada. Y los ecos de la actualidad, tanto medieval como futura, que me habían llegado con cuentagotas a través de diversos conductos, no habían contribuido a que recuperara los ánimos. Pero no soy persona que se deje vencer por las adversidades, al menos mientras los viñedos se sigan cultivando, y decidida a probar las nuevas cosechas me dirigí tan rauda y veloz como me lo permitía mi convalecencia a la taberna que regentaba mi amiga Isabel, una de las pocas personas con las que podía hablar libremente de mis especiales circunstancias espaciotemporales sin que pensara que estaba para que me encerraran en una torre.

-En mi vida he pasado tanta hambre -levanté mi jarra de vino e hice un signo a la tabernera-. Eso sin contar la sed, claro. Como tú bien sabrás, eso es algo que el agua no quita, y agua era lo único que me daban en ese sitio. No sé dónde vamos a ir a parar. ¿Cómo podrán venir generaciones futuras sanas y fuertes con esos lamentables tratamientos médicos abstemios? No me extraña que en el futuro las cosas vayan como van.

-¿Tan terrible será ese futuro del que siempre hablas? -Isabel me guiñó un ojo. Obviamente, no creía en mis historias de traslados en el tiempo. Pero las consideraba inofensivas, y le divertían.

-En el siglo XXI el mundo se desmoronará -contesté, tras otra abundante libación-. Las profecías apunta a que no llegaremos al 2013, y a este paso aún se quedarán cortas. Se está haciendo todo lo contrario a lo que se debería hacer para que activar la economía y preservar los recursos. Y eso es porque no gobierna el más válido/-a o inteligente, sino el inútil más servil o el que ha cometido mayores atrocidades. Como ahora, pero peor. ¿Sabes? Muchos siervos de la gleba viven asfixiados por el feudalismo. Pero el feudalismo no es en realidad un sistema cohesionado, sino tan solo un orden de cosas marcado por las condiciones específicas de este período de la Historia y que le ha venido bien a algunos poderosos. Y ni siquiera tiene alcance global. Pero imagina que todos los señores feudales del planeta Tierra estuvieran conectados por un sistema de información casi instántaneo, y que decidieran unirse y comprar a los estamentos y gobernantes de cada país para quitarnos los pocos privilegios que tenemos. Querida amiga, eso será el futuro. ¡Y pensar que en el siglo XXI le llaman a este tiempo la Edad Oscura! Aunque a algunos aristócratas imbéciles les gustaría volver.

Isabel, dotada de una curiosidad innata que le había hecho adquirir una más que notable cultura para los tiempos, y cuyos razonamientos se podían tener muy en consideración, meneó la cabeza con una sonrisa.

-Eso que dices es imposible. Supero incluso tus fantasías habituales. No sé cómo no pruebas suerte en la Corte. Seguro que allí les encantarían tus historias.

Esta es la maldición que ha planeado sobre mi cabeza desde que empecé mi andadura por el mundo: todo el mundo confunde con cuentos de hadas mis historias absolutamente verídicas (aunque, todo hay que decirlo, algo pasadas por el tamiz de la literatura); ¿qué culpa tengo yo de que me pasen cosas que no le suceden a nadie?

-¿Y por qué crees que es imposible, vamos a ver? -la contesté, no sin antes echarme al coleto otro trago.

-Pues porque no tendría sentido -respondió ella rápidamente-. ¿Qué más podrían quitarnos? ¿Qué más les podríamos aportar? Tienen todo lo que desean, más de lo que podrían desear. ¿Acaso someternos un poco más, empobrecernos un poco más, conseguir que seamos aún más infelices y que esto redunde en la calidad de nuestro trabajo, les va a proporcionar algún tipo de satifacción?

Yo hice una pausa para meditar.

-Es la pregunta que siempre me he hecho. Pero me temo que la respuesta es sí. Y la razón es que los poderosos, o los mercados, como se les llamará entonces, han entrado en una espiral psicopática. No lo hacen porque tenga ninguna necesidad; lo hacen porque pueden hacerlo. Y porque son incapaces de sentir empatía.

En aquel momento, como suponiendo una respuesta a mis pensamientos, se oyó un ensordecedor rsonido de cascos de caballo afuera. Una numerosa comitiva se aproximaba, y no sé por qué algo me hacía presentir que con no muy buenas intenciones.

-¡Son los recuadadores del Señor! -exclamó Isabel tras otear por la ventana-. Me temo que debemos algunos impuestos.

Me acerqué a ella y eché un vistazo.

-Bah, mis cálculos eran exagerados. No son más que siete caballeros, y están bastante flacuchos. Los señores feudales ya no cuidan su capital humano tanto como antes… bueno, peor para ellos. Entre tú y yo podremos vencerlos sobradamente, y seguro que estarán un par de meses sin volver a molestar. Aquí no paga nadie. Coge una banqueta en cada mano, y vamos al lío.

Isabel me obedeció, mientras aseveraba.

-Un momento como este es ideal para que vuelvas a viajar al futuro. Además, ¿no hablas siempre de lo opíparamente que se celebran allí las Navidades?

En efecto, yo sentía la llamada del siglo XXI; aún me sentía débil, y un encuentro violento, por muy fácil que fuera, me podría dejar bastante maltrecha e incluso hacerme dar con mis huesos de nuevo en el hospital. En el siglo XXI, por el contrario, me esperaban sabrosas viandas, bebidas exquisitas, el mensaje del Rey y la cacerolada simultánea (aunque según como sería interesante ver cómo se las arreglaba el hombre para salir airoso entre tanto escándalo de su familia)… y esa familia postiza (como todas en el fondo) de votantes del PP de los convencidos que me había tocado en el siglo XXI, las aberraciones del gobierno y los mercados en los telenoticias, los deshaucios, saber que la comida que comería y las marcas de ropa y perfumes que habrían comprado todos los asistentes a la cena (menos yo, evidentemente) se han pagado con la sangre de los habitantes de países empobrecidos, los anuncios de rosarios electrónicos en el Teletienda, el peligro de que mi femeninas curvas aumenten hasta límites insospechados por la ciencia… Hice un esfuerzo de voluntad.

-A la mierda la Navidad -contesté, enarbolando la espada-. Me quedo en la Edad Oscura.

Feliz Solsticio a todos y todas, a pesar de lo anterior.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: