La educación cubana se adapta a la situación económica

Guillermo Nova | La República | La Habana

Millones de niños y jóvenes cubanos comenzaron este cinco de septiembre un nuevo curso escolar marcado por las trasformaciones en el modelo educativo, que buscan potenciar las carreras técnicas necesarias para el desarrollo económico del país.

La  campaña de alfabetización de 1961 sentó las bases del éxito educacional de la nación caribeña que en estos cincuenta años de Revolución consiguió más de un millón de universitarios.

Los retos a los que se tiene que enfrentar el país ahora son diferentes de aquellos momentos iniciales de la Revolución en los que se marcharon la mitad de médicos, o muchas fábricas pararon ante la falta de ingenieros, el desafío hoy es recuperar la calidad de la enseñanza y formar obreros calificados.

Para ello uno de los objetivos marcados por las autoridades cubanas es que la escuela y los maestros recuperen el reconocimiento en la sociedad como modelo de actuación social, lugar perdido en los últimos tiempos por la pérdida de valores que trajo la situación económica.

El nivel de educación primaria tiene una matrícula superior a los 700 mil alumnos e introduce en sexto grado la asignatura Educación Cívica para mejorar la actuación ciudadana, señaló Odalis García Figueroa, directora de Educación Primaria del Ministerio de Educación (MINED).

El Estado cubano garantiza la base material de estudio con la asignación gratuita de 16 millones de libros de texto producidos para todos los subsistemas en las casi 10 mil escuelas del país y para los 180 mil estudiantes en las más de 50 carreras universitarias que se ofertan.

Entre las carencias materiales en los más de mil círculos infantiles, de enseñanza preescolar, este año se otorgaron 18 mil capacidades, con lo cual solo se cubre el 47 por ciento de las solicitudes realizadas por la población, reconoció María de los Ángeles Gallo, directora de Enseñanza Preescolar.

Déficit de maestros

Cuba cuenta con un déficit de profesores debido a la poca vocación entres los estudiantes para estudiar magisterio, que puedan sustituir a los profesionales jubilados y a los que siendo ya maestros prefirieron buscar mejor suerte en sectores donde se paga en divisa, como el turismo.

En su momento la solución que se encontró para superar la carencia de profesionales fue la formación masiva de maestros emergentes, algunos tenía unos pocos años más que los propios alumnos que recibían sus clases.

Aquellos profesores daban todas las materias ayudados por clases grabadas en video, algo que sirvió como solución paliativa en un momento difícil, pero que bajó la calidad de la enseñanza, de lo que se quejaron los padres de los alumnos.

Ahora los maestros impartirán solamente dos asignaturas afines, y no todas las materias, como hicieron en años anteriores los profesores generales integrales, anunció el Ministerio de Educación.

Cuba cuenta hoy con 18 escuelas magisteriales en todas las provincias del país, para formar nuevos maestros, inauguradas el pasado curso escolar, tienen un programa de estudios de cuatro años y una vez graduados estos jóvenes darán clases en Preescolar y Primaria.

En las escuelas de magisterio ahora están matriculados nueve mil estudiantes en primer y segundo año y la primera graduación se realizará en el 2014, señaló Isel Parra, directora de Formación de Personal Pedagógico del MINED.

Todavía el país no cuenta con todos los maestros que necesita para suplir un déficit estimado en unos 11 mil profesores, por lo que se reincorporarán maestros jubilados y volverán a las aulas docentes que ahora realizan labores directivas.

Se necesitan obreros calificados

La fuente fundamental de acceso a la Educación Superior es el preuniversitario, donde un 60 por ciento de los jóvenes que se presentaron a los exámenes de ingreso aprobaron, un 16 por ciento más de los que ingresaron a la universidad por esa vía el año anterior.

Maricel Rodríguez González, directora de la enseñanza Preuniversitario en el MINED, informó que más de 160 mil estudiantes cursarán esta enseñanza en el país, pero unos 11 mil menos que el año anterior, a partir de la prioridad que se ha dado a la Enseñanza Técnica Profesional (ETP).

En los dos cursos pasados la enseñanza técnico-profesional graduó poco más de 140 mil personas y, de ellas, solo 18 mil obreros, cifras ínfimas en relación con la elevada demanda insatisfecha de albañiles, fontaneros y carpinteros.

Por ello las autoridades cubanas le dan a la ETP mayor protagonismo y recursos a los 47 mil estudiantes que tiene en las diversas especialidades de obreros calificados, algo sin precedentes en la educación cubana.

La mayoría se preparan en especialidades agropecuarias y de la construcción, principal demanda del país, siendo estos cursos una prioridad de la ETP, señaló a la prensa cubana Alexander Manso, director de esa enseñanza en el MINED.

La televisión de la isla transmitirá un programa semanal sobre orientación vocacional, para informar a los alumnos acerca de las diferentes propuestas para la continuidad de estudios.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: