Eurolandia o la indecencia supina

Con razón un artículo en el diario Público de ayer señalaba que  el himno de Europa  en lugar de la “Oda a la Alegría” debería ser sustituido por la “Marcha Fúnebre” de Chopin.

A mí me parece correctísimo. Estaría más en consonancia con el sentir y el padecer de millones de ciudadanos europeos.

Ciudadanos que andamos crispados y atemorizados por los mordiscos que están dando a nuestro estado del bienestar.: reformas laborales draconianas, reducciones salariales en salarios mileuristas, privatizaciones para beneficio de unos pocos, despidos masivos, rebaja de pensiones y un larga ristra de ajustes que no parece que vayan a terminar, y lo que es peor, tampoco parece que resuelvan el problema.

Estos ciudadanos indignados, entre los que me encuentro, vemos cómo nos presentan estas medidas como “inevitables”, cuando sabemos de forma cierta que muchas de ellas  son absolutamente evitables. Bien es verdad que estas medidas  son del agrado de los que deciden por nosotros: los implacables mercados y sus  aliados.
Sí. Esos implacables mercados, que cada vez tienen más nombres y apellidos, que se alegran de los recortes, que dominan los medios de comunicación para lanzar sus mensajes modelo “urbi et orbi”, que están felices y satisfechos viendo las caras sangrantes de los  indignados.
Isaac Rosa, con muy buen acierto, señalaba en el diario antes mencionado, algunos de los titulares de la prensa de estos días: “los mercados celebran”, “optimismo en los mercados”, “la paz llega a los mercados”, “los mercados respiran”, “las bolsas celebran”, “euforia en los mercados”, “alegría en los mercados”, “los mercados se relajan”,  “la banca europea celebra el sí de Grecia”, “el sí griego anima la fiesta bursátil”.

Estas dos fotos muestran las dos caras de la moneda.


En este terrible panorama, es de una indecencia supina ver como algunos ejecutivos españoles, de las cajas de ahorro, recientemente saneadas con dinero de los contribuyentes, para su posterior venta a los grandes capitales, una vez convertidos en “banca” se ponen unos emolumentos de auténtica desvergüenza.

Sin ir más lejos, Bankia, a través de su matriz BFA, ha recibido 4.465 millones de euros en créditos de los contribuyente. Su actual presidente, el señor Rodrigo Rato, se ha puesto un sueldo de 4 millones de euros.

Creo que sí, que debemos cambiar el himno de Eurolandia. Les dejo pues con la Marcha Funebre que dicho sea de paso es una pieza imprescindible para los amantes musicales.

Fuente: http://ciberculturalia.blogspot.com/2011/07/eurolandia-o-la-indecencia-supina.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+blogspot%2FBrLt+%28Ciberculturalia%29

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: