Sobre la custodia compartida

Resolución Comité Federal PCE 16 octubre 2010

Aprobada por 62 votos a favor, 7 en contra y 12 abstenciones

La derecha en España ha reabierto el debate sobre la custodia de l@s menores tras el divorcio. No es más que otro de los ataques continuos de la derecha contra los derechos de las mujeres.

Hace unos meses en las Cortes de Aragón se aprobó una proposición de ley del PAR para regular la Custodia Compartida obligatoria. También en los parlamentos de Valencia y Navarra se están tramitando leyes en este mismo sentido.

Por otro lado, hace pocos días el Pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó una moción presentada por el PP en la que se insta al Gobierno de la Nación a que promueva legislativamente la custodia compartida de l@s hij@s como régimen preferente.

Para el PCE nos encontramos ante un debate TRAMPA, que en el que sus impulsores utilizan como reclamo el concepto de la igualdad, con el objetivo de que cale también en algunos sectores progresistas de nuestro país.

Se pretende “vender” la custodia compartida como un medio para fomentar la igualdad, sin embargo no podemos situarnos en un plano de igualdad, cuando la mujer sigue discriminada en nuestra sociedad, mientras que permanece y aumenta la desigualdad entre hombres y mujeres, aun más hoy como consecuencia de la crisis económica.

En primer lugar, debemos garantizar la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres, estableciendo los mecanismos que nos permiten avanzar en ese camino. Además nos parece fundamental establecer un sistema público, con suficientes medios materiales y humanos que garanticen mecanismos de mediación con perspectiva de género y que permitan resolver problemas patrimoniales y económicos, para que éstos no sean utilizados como mecanismos de coacción.

Creemos que la custodia compartida debería ser el mejor mecanismo para la atención y cuidado de las y los menores tras una ruptura matrimonial, ya que permite una plena corresponsabilidad del padre y de la madre en el día a día de la vida de sus hijos.

Pero también pensamos que ésta solamente se puede ejercer con total garantía si se llega por mutuo acuerdo, porque ésta es la única manera que puede garantizar el bienestar de las y los menores.

Si se impone por Ley, como se pretende, la Custodia Compartida no será a menudo en interés del menor sino en interés de uno de los cónyuges que fuerza esta medida. En estos casos es imposible poder garantizar la custodia compartida, sin que afecte al interés del menor y sobre todo a su estabilidad emocional psicológica y social.

Apoyar y demandar una custodia compartida obligatoria y preferente no va a resolver el problema de la conflictividad entre los ex cónyuges ni puede garantizar el bienestar de l@s menores. Compartir no es repartir, y creemos que quien pagaría las consecuencias de una custodia compartida sin acuerdo serán las y los menores. ya que lo único que se consigue es imponer una obligación de continuo contacto y relación entre dos personas, que es vivida con rechazo al menos por una de ellas, repercutiendo en muchos casos con un ambiente de hostilidad e incluso de violencia.


Las encuestas que se han hecho muestran cómo las mujeres están más a favor de la custodia compartida que los hombres (92,1% frente al 87,9%), e indican que el conflicto sobre la custodia se reduce a un porcentaje mínimo de casos, puesto que la mayoría de las separaciones se resuelven de manera amistosa en lo que se refiere a la custodia de los menores, bien sea por medio de la fórmula de compartir la custodia o bien que ésta quede a cargo de uno de los progenitores de mutuo acuerdo. Es cierto que suele ser la madre, pero tal y como muestran las resoluciones judiciales, no se les otorga a ellas por ser mujeres, sino porque así lo deciden los cónyuges o porque se demuestra que son quienes han estado a cargo del cuidado de los hijos e hijas, renunciando a sus trabajos y a su tiempo libre (más del 94% de las personas que piden una excedencia, abandonan el trabajo o solicitan una jornada reducida por cuidados familiares son mujeres).

La custodia compartida es más idílica que idónea, y difícilmente será eficaz sin la voluntad del padre y la madre. Cualquier decisión en contra de esta realidad se parecerá más a una decisión salomónica que justa.
Reivindicamos la homologación de la paternidad con la maternidad. Reivindicar la custodia compartida como forma de reclamar la paternidad es un error, deben cambiar el orden y ejercer la paternidad para luego obtener la custodia compartida en caso de ruptura, algo que será consecuente con su comportamiento previo y que contará con el consenso de sus parejas, tal y como se observa en la mayoría de las separaciones.

Por todo ello desde el PCE valoramos:

• Que la custodia compartida es la mejor opción siempre que sea aceptada de mutuo acuerdo por ambos cónyuges.

• Que la custodia compartida no es factible, ni positiva, cuando es una medida judicial impuesta sin el acuerdo de ambos.

• Que para poder garantizar la extensión de la práctica de la custodia compartida es necesario, en primer lugar, garantizar la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres.

• Que no es necesario, ni positivo ningún cambio legislativo que establezca la custodia compartida como norma obligatoria o preferente, sin mutuo acuerdo, pues la solución ha de ser compartida y no impuesta. Y en consecuencia desde el PCE no apoyaremos propuestas que vayan encaminadas en este sentido.

Madrid, 16 de octubre de 2010

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: